Paseos

Paseo en Angra dos Reis (Costa Verde)

Paseo desde el hotel hasta Itaguaí, Itacuruça, Mangaratiba y Angra dos Reis por la carretera Rio-Santos. Llegada al puerto de Angra. Crucero por la Baía de Angra. Baño de mar. Almuerzo (buffet surtido). Regresso desde el puerto al hotel de ómnibus.
Duración: 10H. Miercoles.
sac@lairatours.com.br

Acerca de Angra dos Reis

Angra dos Reis está formada por 365 islas y tiene dos mil playas plenas de belleza natural, leyendas y diversión. Está situada en la Costa Verde del estado de Río de Janeiro, cerca del límite con São Paulo, a orillas de la carretera Río-Santos (BR-101). La mejor forma de conocer esta zona de la Costa Verde Fluminense es a través de un paseo en barco, que permite observar desde el mar de aguas cristalinas hasta las mansiones de los ricos y famosos situadas en islas particulares.

La isla Grande se destaca entre todas las islas. Está considerada como un paraíso para aventureros, con sus senderos, cascadas y playas desiertas, y desempeñó un importante papel histórico cultural durante casi 60 años, debido a la prisión que se encontraba en ella.

En el pasado, Angra dos Reis fue uno de los puertos más importantes del litoral del estado de Río de Janeiro. Allí arribaban barcos mercantes oriundos del otro lado del mundo. También llegaban navíos negreros cargados con cientos de esclavos para abastecer de mano de obra a las plantaciones de café de la zona.

En la actualidad, además de ser un referente del turismo nacional e internacional, Angra es motivo de acalorado debate debido a la instalación de las únicas centrales nucleares brasileñas, Angra I y Angra II.

Atracciones

Paseos en barco
El punto de partida de las excursiones marinas es la ciudad de Angra dos Reis, en el continente. Hay islas particulares con lujosas mansiones que se avistan desde el mar y otras, que pueden ser visitadas, y tienen arena fina y aguas claras y tranquilas que invitan a bucear.

Carretera de Contorno
Paseo por diversas playas de la costa continental, desde las más concurridas como la playa Grande, hasta las más tranquilas, como la playa de Retiro. Los lugares sobresalientes son la playa de Tanguá y las construcciones históricas como la ermita de Bonfim –levantada en 1780-, y el Colegio Naval.

Isla de Gipóia
El nombre de la isla deriva de jibóia (boa terrestre), debido a que su forma es parecida a la de una víbora. En esta isla se encuentran las famosas playas de Jurubaíba y Flechas. También hay excelentes opciones para la práctica del surf, tales como las playas Grande y Feras. La playa de Piedade es excelente para familias, y la de Amaral, debido a que no cuenta con ningún tipo de infraestructura, está siempre más desierta.